Viajes y experiencias

Vacaciones en Albufeira: hotel Adriana Beach Club

Aquí viene otro storytime de nuestras vacaciones en Albufeira, con información del viaje por si os interesa. Mi novio y yo, normalmente solemos hacer un viajecito al año, que suele ser en temporada baja, porque los dos trabajamos en transportes públicos y en verano, con nuestros turnos, es imposible coincidir unos días libres para viajar.

Pero este verano ha sido diferente, porque yo, estaba de ERTE (trabajo en un aeropuerto, por lo que os podéis imaginar qué ruina). Así que tenía todos los días libres, y solo dependíamos de sus turnos.

Como nos confinaron casi a principios de año y no pudimos viajar, aprovechamos el verano pasado, que yo no estaba trabajando, para ir a algún sitio (no gran cosa por las restricciones). Estuvimos mirando hoteles en Cádiz y Huelva, buscábamos alojamiento con todo incluido, para no tener que preocuparnos de más gastos durante las vacaciones.

Se ve que este verano, con las restricciones de viaje, todo el mundo pensó lo mismo que nosotros. Los hoteles estaban llenos o eran carísimos, se nos iban de presupuesto, así que se nos ocurrió empezar a mirar hoteles por la costa del sur de Portugal. ¡¡Estaban a la mitad de precio!!

Estuvimos mirando en booking hasta que encontramos el Adriana Beach Club Hotel & Resort. Teníamos todo incluido, desayuno, comida y cena buffet, bebidas y snacks durante todo el día en la piscina. Era todo lo que estábamos buscando. Unas vacaciones en Albufeira de sol, playa, piscina y relax.

Nos fuimos del 21 al 24 de julio, 4 días y 3 noches. Salimos de Málaga a las 8:30 de la mañana, nos esperaba un viaje largo y queríamos aprovechar el día en el hotel. Fuimos por Sevilla. Llegamos al hotel a las 13:00. Tienen un parking justo enfrente, así que aparcamos fácilmente y cerca de la recepción.

El hotel es más un resort que un hotel en si. Consta de muchos edificios pequeños en los que hay varias habitaciones, unidos por caminos y está todo lleno de jardines. En el edificio principal esta la recepción y el comedor buffet y justo enfrente la piscina, con una isla en medio. La verdad que es muy bonito.

Hicimos el check-in nada más llegar, dejamos las maletas en la habitación y nos fuimos a la piscina. La habitación estaba muy bien. Tenia una terracita que daba a los jardines. El baño no tenia bañera, tenia ducha. Estaba todo muy limpio.

Vistas desde la terracita / Habitación

Llegamos a la piscina. Por suerte era la hora de comer y mucha gente se había ido, pero la mayoría se dejaban las tumbonas reservadas con su toalla o con sus cosas, aunque supuestamente no se podía hacer eso. Tuvimos suerte, y conseguimos dos tumbonas libres. Nos dimos un bañito y nos fuimos a comer.

vacaciones en albufeira

El almuerzo era buffet. Para levantarte a ponerte la comida tenias que llevar mascarilla. Cada uno tenia sus propias pinzas para servirse, y no tener que estar tocando todo el mundo las mismas. La comida que tenía caldo o salsa, había personal del hotel sirviéndola. No es el mejor buffet en el que he comido, pero no estaba mal.

Nosotros, viendo la situación de las tumbonas, dejamos las toallas allí. Si no, al volver de comer no íbamos a tener ninguna libre. La tarde fue muy tranquila: tomar el sol, bañarse en la piscina y beber cerveza.

Sobre las 19:00, antes de ir a prepararnos para la cena, quisimos bajar a ver la playa del hotel. Espectacular y más con el atardecer…😍 Arena blanca y fina… No tengo palabras, lo podéis ver en las fotos.

vacaciones en albufeira
vacaciones en albufeira

Al llegar al hotel, nos explicaron que había 3 restaurantes para cenar: el de buffet, uno de comida a la brasa y otro de comida típica portuguesa y como teníamos 3 noches, decidimos probarlos los 3.

La primera noche fuimos al de buffet, porque para ir a los otros 2, había que apuntarse en una lista que ponían por la mañana. El buffet de la cena nos tocó esa noche comida asiática. Igual que el del medio día, no estaba mal.

Después de la cena, fuimos al bar a tomar unas copas, que había espectáculo de capoeira. El alcohol que estaba incluido era bastante perruno, lo único bueno era la cerveza y los cocteles de pago, que tenían una pinta buenísima.

Al día siguiente nos levantamos temprano para el desayuno, y nos bajamos a la playa. Las 10 de la mañana y ni una tumbona libre en la playa, y algunas de ellas reservadas con una gorra… en fin la gente «ansia viva». 😒Estuvimos un ratito en la playa para disfrutarla un poco.

Al subir a la piscina, nos costó pillar tumbonas libres. Conseguimos 2, pero sin sombrilla, y a esa hora (las 12:00 más o menos) el sol es matador. Al lado de las nuestras había 4 tumbonas «reservadas» con 2 sombrillas cerradas y pensamos: ¿¿nosotros muriéndonos de la insolación y estos, que ni siquiera están aquí con 2 sombrillas cerradas?? pues les quitamos una, y nos quedamos tan panchos. 😏 Que al rato llegaron, y los habíamos visto en la playa con 4 tumbonas ¡¡allí también!! Eso les pasa por avariciosos.

Esa mañana había aquagym. Me lo pasé genial. Pasamos el día tomando el sol, bebiendo cerveza y jugando a juegos con los monitores, que eran todos muy simpáticos. La animación del hotel, un 10. Y el camarero del bar de la piscina, ya me veía aparecer y ponía la cerveza, muy simpático también. Hablaban todos español.

Para la cena habíamos reservado en el restaurante de comida a la brasa. Estaba en otro edificio, y delante tenia otra piscina más pequeña. Los platos principales eran sardinas a la brasa y pollo a la brasa. Esta comida estaba más buena que la del buffet.

Después de cenar nos fuimos a dar una vuelta por Albufeira. Había bastante gente, muchos restaurantes y tiendas para turistas. Es un pueblo muy bonito.

Al dia siguiente ya nos sabiamos que teniamos que reservar tumbonas pronto y en que zona era donde daba el sol hasta mas tarde. Y eso hicimos, antes de desayunar nos pasamos por la piscina a dejar las toallas, y nuestra sorpresa fue que la mitad de las tumbonas ya estaban cogidas. Pero bueno, las pudimos coger donde queríamos. 😏

Otro día más de relax y juegos en la piscina. Por la noche habíamos reservado para cenar en el restaurante portugués. Sin duda, el mejor de los 3. Eran varios platos de la cocina portuguesa. Estaban riquísimos. Lo único malo que no nos pudimos acabar todo el menú porque era demasiada comida.

Llegó el día de irse. Teníamos que dejar la habitación a las 12:00, pero nos permitían pasar el día en la piscina. Solo aprovechamos la mañana porque queríamos pasar por Faro, para dar una vuelta y comer allí.

Fueron unas vacaciones cortas pero nos lo pasamos genial. Me encantó el hotel. Si vais de vacaciones por allí, os lo recomiendo.

¿Estás pensando ir a Lisboa? tengo otro storytime allí. Te dejo el link aquí.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.